Publicado el Deja un comentario

Equilibrio y conciencia

Son dos palabras que uso mucho en mi vida y en mi consultoría, pues para mí son la clave de un estilo de vida saludable.

Equilibrio, en mi opinión, es poder hallar el punto medio, no podemos mantenernos en extremos. Por un lado, obsesionarnos con la alimentación y ser rígidos con lo que comemos, y por el otro lado, no cuidar en absoluto lo que comemos. Es el punto medio de saber llevar una alimentación saludable y poder salir de esta estructura cuando nos provoque o porque las circunstancias así se dan.

 La consciencia nos va a poder alertar por el camino que vamos, en caso estemos fuera del objetivo, reencaminarnos hacia él. 

Si tienes un objetivo específico, como por ejemplo, bajar una cierta cantidad de kilos o mejorar tus niveles de colesterol en la sangre, tendrás que tener mayor disciplina y estar mucho más atento a lo que comes. Sin embargo, si ya lograste tu objetivo, ahora toca mantenerlo, y en ese caso, la libertad va de la mano de la responsabilidad. Solo tú puedes saber cuándo darte ciertas libertades y cuando volver a la estructura. Como todo en la vida, para conseguir el éxito hay que tener disciplina y estructura. Pasa lo mismo con la alimentación.

Ser conscientes y encontrar el equilibrio nos va ayudar a no caer en el auto sabotaje. Muchas veces somos nosotros mismos quienes cuando hemos salido o incumplido el plan de alimentación tiramos todo por la borda. Y viéndolo desde esta perspectiva, se trata de saber que lo generó, cómo mejorar y cómo prever que no vuelva a suceder. 

Todos los días son buenos para volver a iniciar. No necesitamos esperar que sea lunes.