Publicado el Deja un comentario

¿Cómo empezar una alimentación saludable?

¿Cuántos lunes has decidido empezar una “nueva dieta”? Y la pregunta de rigor, ¿cuánto tiempo duraste? Ten por seguro que seguirán siendo muchos lunes los que empezarás una dieta y muchos viernes los que no la terminarás, si solo buscas resultados a corto plazo. La clave en la pérdida de peso es llevar una alimentación saludable y formar nuevos hábitos, no seguir una dieta genérica y restrictiva.

Un esquema de alimentación se debe adaptar a tus requerimientos, a tus necesidades de nutrientes y, sobre todo, a tus preferencias alimentarias. Acompañar esto con rutinas y horarios harán que obtengas el resultado que necesitas.  

Querer hacerlo es el primer paso 

El poder de decisión es clave en esto. No será fácil, pero tampoco imposible. Lo más importante es que te preguntes si realmente quieres hacerlo. Mi recomendación es empezar con la organización. Para ello destina un día a la semana en donde armes un menú de comidas, hagas las compras, y preveas compromisos o situaciones de alerta para saber cómo actuar frente a ellos.

 Es clave tener a la mano una gran variedad de alimentos ricos y saludables, e incluso tener alternativas frente a esos antojos de dulces o grasas. Regala todos los alimentos que te puedan jugar una mala pasada frente a una situación de mucha ansiedad. Evita tener este tipo de alimentos en casa, ya que frente a un momento difícil lo más probable es que caigas en la tentación.

 Para armar un menú saludable considera elegir una fuente de proteína al día, puede ser pollo, pescado, lomo de cerdo, pavo, huevo, entre otras. Acompaña la proteína con abundantes verduras frescas y/o cocidas. Por último, elige una opción de carbohidrato saludable que tenga un alto aporte de fibra, como por ejemplo, menestras, quinua, camote, yuca, arroz integral, etc. Acompaña tu alimentación con una buena hidratación, incluye de preferencia agua, infusiones, o refrescos sin azúcar.

 Practica ejercicio regular y/o mantente activo durante tus actividades cotidianas. Empieza por un cambio a la vez. No te sientas abrumado con incluir todo en una sola etapa. Recuerda que este cambio será en tus hábitos, por lo tanto, necesita disciplina y perseverancia para lograrlo.